¿Qué aparatos aumentan el coste de la factura de la luz? Según la CFE

Entre los electrodomésticos que más energía consumen, según la CFE, se encuentran los aires acondicionados y las heladeras.

La demanda de energía eléctrica aumenta durante el verano, por lo que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ha instado a los hogares mexicanos a hacer un uso eficiente y responsable de la energía eléctrica.

La Corporación Estatal de Productividad ha publicado una serie de recomendaciones para que tu consumo de energía eléctrica no “asfixie” tu billetera y, en consecuencia, ha publicado una lista de aparatos que requieren más energía, y por ende incrementan los costos de tu factura.

Su aire acondicionado es uno de los electrodomésticos que más energía consume en su hogar, por lo que es importante asegurarse de que esté funcionando de manera óptima.

“La istalación debe estar lejos de fuentes de calor como lámparas o estufas, tampoco debe exponerse al sol y debe ajustarse a 25°C. Por cada grado que baja la temperatura, aumenta su consumo de energía. Entre un 4 y un 6% ”, dice la CFE.

La dependencia indicó que usar un aire acondicionado de una sola ventana (1,5 toneladas) durante 7 horas al día puede equivaler a un costo bimensual de 4.528 pesos y un costo anual de 27.168 pesos.

La agencia también recomienda reemplazar las bombillas convencionales por LED, porque ahorran más del 80% de energía eléctrica durante toda su vida útil (en comparación con las bombillas incandescentes) y tienen una vida más larga, que puede superar las 10.000 horas.

Una bombilla LED utilizada durante 4 horas te costará 19,17 pesos cada dos meses y 115 pesos al año, mientras que una bombilla fluorescente de 75 watts por el mismo período te puede costar 299 pesos cada dos meses y 796 pesos al año.

También es importante ajustar la temperatura del frigorífico según las instrucciones del fabricante, ya que por cada grado más frío, el consumo energético aumenta un 5%.

“Los equipos de refrigeración deben estar lo más alejados posible de fuentes de calor como estufas, hornos o ventanas, porque su proximidad aumenta la demanda de energía”, recomienda la CFE.

Un refrigerador programado para funcionar durante 20 minutos por hora te puede costar 255 pesos cada dos meses y 1533 pesos al año.

Costo de electricidad de los equipos según CFE

  1. Split 1 tonelada chica (aire acondicionado), 7 horas al día, 1.844 pesos cada dos meses y 11.068 pesos al año.
  2. Parrilla eléctrica 2 horas a la semana, 1.277 pesos bimestrales y 7.666 pesos anuales.
  3. La lavadora es de 4 horas a la semana, mil pesos cada dos meses y 6 mil 56 pesos anuales.
  4. Lavavajillas, 3 horas diarias, 282 pesos cada dos meses y 1696 pesos al año.
  5. Computadora 4 horas semanales 459 pesos cada dos meses y 2759 pesos anuales.
  6. Plancha 3 horas a la semana 239 pesos cada dos meses y 1437 pesos al año.
  7. Secadora, 4 horas a la semana, 238 pesos cada dos meses y 1432 pesos al año.
  8. Microondas, 30 minutos al día, 47,92 pesos cada dos meses y 287 pesos al año.
  9. Horno eléctrico 90 minutos por semana, 15 pesos por mes y 95 pesos por año.
  10. Cafetera, 35 minutos diarios, 39,6 pesos bimestrales y 237,5 pesos anuales.
  11. Batidora 5 minutos por día 2.33 pesos quincenal y 13.98 pesos anual.
  12. Secador de pelo, 30 minutos (dos veces por semana), 4,26 pesos bimestrales y 25,5 pesos anuales.
  13. Televisión, 10 horas diarias, 51,91 pesos cada dos meses y 311 pesos al año.
  14. Aspiradora 45 minutos (tres veces por semana) 35,9 pesos bimestrales y 215,6 pesos anuales.
  15. Reloj de pared, 24 horas, 3,83 pesos cada dos meses y 23 pesos al año.
  16. Afeitadora 10 minutos al día 1,6 pesos cada dos meses y 9,58 pesos al año.
  17. Tostadora 30 minutos a la semana 4,05 pesos cada dos meses y 24,28 pesos al año.

Todo aparato eléctrico en funcionamiento, por pequeño que sea, aumenta el consumo y el pago final. El uso consciente y prudente de la energía eléctrica no solo puede ahorrar dinero, sino también ayudar a reducir nuestro gasto energético en la sociedad y, por lo tanto, nuestro impacto ambiental.

Isabel Moya

Deja un comentario